Si no ves la barras de navegación puedes ir al
inicio de andarines
¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
cuadernos para andarines
¿los conoces?

<< Finlandia

Senderismo blanco

... las próximas tres semanas los senderos blancos de Finlandia se verán invadidos por numerosas familias

Andando en la inmensidad.
...

Por Jose Miralles desde Lahti (Finlandia) 14-2-2003

Durante las próximas tres semanas los senderos blancos de Finlandia se verán invadidos por numerosas familias. Empiezan las vacaciones blancas y los finlandeses aprovechan para disfrutar de las magníficas oportunidades de hacer esquí de fondo en los miles de kilómetros de pistas que en todas direcciones cruzan este país. En realidad, no se trata sino del mismo senderismo que se practica en España, pero deslizándose mediante esquíes sobre senderos nevados.

..
... para evitar sobresaturaciones de los centros de deportes de invierno, esta semana de vacaciones escolares se reparte de forma escalonada ...
   

Finlandia, con una extensión aproximada de las dos terceras partes de España, se extiende de sur a norte en una longitud de más de mil kilómetros. Sus cinco millones de habitantes se hallan, sin embargo, muy mal repartidos. Gran parte de la población se agrupa en las regiones del sur. Por ello, y para evitar sobresaturaciones de los centros de deportes de invierno, esta semana de vacaciones escolares se reparte de forma escalonada. Durante la semana que viene tienen vacaciones en las escuelas de la capital, Helsinki y sus alrededores, donde se concentra casi la tercera parte de la población de Finlandia. A la semana siguiente les corresponde el turno a las escuelas de la franja central del país y, finalmente, durante la tercera semana, les toca a la inmensa pero poco poblada zona norte.

A pesar de que, como decía, senderos de esquí de fondo se encuentran en todas partes, también es verdad que los más largos y que cruzan paisajes más exóticos son los de Laponia, en el norte del país. Por ello, durante las tres próximas semanas se produce un gran movimiento de familias que, la mayoría en coche, se trasladan de sur a norte y viceversa. Para esta época, la ocupación hotelera y de las innumerables cabañas que se alquilan en Laponia es del 100%. Igualmente, es prácticamente imposible encontrar pasaje en los trenes y aviones que van o vuelven de aquellas latitudes durante esta época.

,,,
 
En el refugio

Gran parte de las cabañas se alquilan de sábado a sábado. Éstas son de madera y la mayoría están perfectamente equipadas, normalmente con cocina completa, nevera, microondas, lavaplatos, vajilla, televisor, lavadora, etc. Lo único que hay que llevar son sábanas y toallas. La familias, al marcharse el sábado por la mañana tras pasar una semana de vacaciones en ellas, deben dejarlas en las mismas condiciones en que las encontron al llegar el sábado anterior. Quiere decir esto que aquel día todos los miembros de la familia contribuyen en su limpieza y arreglo. Una vez todo limpio y en su lugar, la familia emprende su viaje de regreso, mil kilómetros hacia el sur. Se produce entonces un hecho curioso que dudo se dé en muchos otros países: al medio día y aproximadamente en el centro del país empiezan a cruzarse, unos hacia arriba y otros hacia abajo, automóviles cargados con familias y bártulos de esquí. Los que ahora se dirigen hacia Laponia han salido de sus casas de madrugada para, después de viajar todo el día, llegar por la noche a aquellas cabañas que las familias con quienes ahora se están cruzando les han dejado preparadas para acogerlos durante otra semana.

,,,
 
Un descanso

Al llegar, probablemente antes de meterse en la cama, tomarán una sauna reparadora de su cansancio y, al día siguiente, tras un buen desayuno, cargarán en sus mochilas termos con bebidas calientes, pan y algunas salsichas y partirán, todos juntos, a hacer una excursión que, en muchos casos, se prolonga todo el día recorriendo varias decenas de kilómetros. Durante este trayecto se irán encontrando refugios, unos atendidos por personal y otros solitarios pero siempre provistos de madera seca y cortada para poder encender el fuego de sus chimeneas. También se encontrarán simples cobertizos frente a los cuales puede encenderse una buena hoguera. En todos estos lugares habrán otras familias que también habrán parado a descansar y a comer sus provisiones. Sacarán entonces sus salchiichas de las mochilas y las asarán al fuego mientras unos con otros establecen animadas conversaciones. Una vez satisfecho el hambre y tomado un buen café, saldrán de nuevo a completar su recorrido de aquel día, subiendo y bajando colinas y reposando la mirada en el horizonte infinito de la blanca tundra.

,,,
 
Ascendiendo por la colina

No es raro que, en los seis días de que se suele disponer para esquiar, se lleguen a acumular entre 100 y 200 km de recorrido. Este incomparable ejercicio físico, en el cual participan todas las partes del cuerpo, junto con la psicoterapia familiar que constituye una semana de convivencia compartiendo horas y horas de senderismo en paisajes de silencio y calma, lejos del bullicio de las ciudades y de los sedentarios y solitarios juegos informáticos, va a conseguir que padres e hijos regresen a sus hogares con nuevas fuerzas corporales y anímicas con las que enfrentarse a la vida diaria durante los próximos meses hasta el verano.

©Jose Miralles (texto y fotos)
jose.miralles@phsotey.fi

Ver más artículos y reportajes del mismo autor>>