¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Asturias
Moreda - Boo -  Carabanzo  -  Ujo

  Moreda - Boo -  Carabanzo  -  Ujo

  ..
 

Puntos de referencia:  estación de Moreda – carretera de Boo y camino a la derecha – Plaza de Boo – Casona y palacio – últimas casas en la salida y elección de ruta – punto de tres caminos – capilla en la mina La Esperanza – intersección con pronunciada curva a la izquierda – intersección con la Vía de la Carisa – Les Cruces – Entrada a La Santa – depósito de agua a la entrada de Carabanzo – carretera de Ujo – Fábrica – viejo puente del ferrocarril – iglesia parroquial de Ujo

Salida de la estación de Feve de Moreda; atravesar las vías y entrar en el camino que, dejando el centro de enseñanza a la derecha, se dirige hacia un puente peatonal por el que se pasa. A la salida, junto a una pequeña zona de juegos infantiles, se sube una escalera que lleva a una carretera. Caminar hacia la derecha buscando la salida de la población y sin dejar la carretera, llegaríamos en una media hora a Boo. Sin embargo, en la explanada de la salida, cuando la carretera comienza a subir, puede verse a la derecha un camino por el que puede entrarse y que evita caminar por la carretera; se pasa primero una pequeña casa vieja de piedra y otra habitada más adelante y sin dejar el camino llegamos a lo que se llama Laballos.

Pasadas las primeras casas, vemos a la izquierda un lavadero y fuente, pasando junto a ellos para salir luego a la carretera y, caminado hacia la derecha, en poco más nos encontramos las primeras casas de Boo. A la izquierda dejamos la iglesia parroquial dedicada a S. Juan Bautista y entramos en la plaza. Hacia la derecha se ve un panel indicador de rutas y junto a él sale una calle que asciende. En un poste de la luz se aprecia la señal blanca y amarilla de la ruta y entramos por allí atravesando el pueblo. Llegamos a la calle “Fíos del Pueblo” y a la derecha vemos la casona los Castañón y detrás de ella el palacio de los Arias Prieto, que apreciaremos desde arriba en una buena panorámica. Giramos con la carretera y las señales de la ruta, a la izquierda hasta llegar a un abrevadero, donde se gira con el camino hacia la derecha y luego, curveando y ascendiendo, la pista de cemento nos lleva hasta un ligero descanso, con un banco donde podemos contemplar el camino que llevamos recorrido y la panorámica prometida.

Doblamos en curva a la derecha con el camino muy ascendente y guiados por las señales hasta las últimas casas situadas a la izquierda del camino. Junto a la última hay una desviación en curva muy pendiente hacia la izquierda y nuestro camino marcado con la señal que nos manda seguir de frente y llaneando, camino de Carabanzo.

..
   

A pesar de las indicaciones, se aconseja y así lo hacemos en esta ocasión, tomar el camino de la izquierda para visitar lo que por aquí se conoce con el nombre de “La Capilla”. Comienza un camino muy pendiente, con buen piso de cemento y adoquinado que pronto llega a un punto donde el camino se convierte en tres: uno de ellos sale horizontal, tranquilo y muy apetitoso hacia la derecha; pero no lo seguimos; hacia la izquierda va otro horizontal también hacia unas casas, pero tampoco es el nuestro. Nuestra ruta ha de tomar altura y para ello tomamos el que sale a la izquierda pero hacia arriba y muy pendiente, también con suelo de cemento, piedra y adoquines. Se camina hacia una cabaña de piedra, y a la izquierda se deja ver una vista muy hermosa del recorrido que venimos haciendo. Mientras seguimos caminando vamos ganando altura y llegando en poco a una cortadura rocosa en tajo que nos queda a la derecha. De pronto aparece a nuestra vista una pequeña explanada, una verja en una cueva y unas casas arriba que forman una hermosa postal. Es La Capilla que buscábamos, erigida en memoria de los veintinueve mineros que aquí murieron según dice una lápida colocada a la izquierda de la bocamina hoy convertida en capilla: “Gloria a los mineros fallecidos en esta mina La esperanza el día 2 de Enero de 1889 ... “y luego los nombres y apellidos de los veintinueve. Una señora de las casas de arriba nos trae la llave y nos enseña la capilla por dentro y donde abriendo una estrecha puerta se ve la antigua mina con su galería, tubos, cables ... La capilla se llama de “Nuestra Señora de la Peña”.

Subimos las escaleras, de este lugar que se llama “El Pico”,  en dirección a unas casas muy aparentes y muy pintadas, caminando hacia la derecha para entrar en un camino con un par de casas a la izquierda y empalizada a la derecha. Otros amables vecino nos dejan pasar a un prado a la derecha, donde, junto a un tejo, se divisa una panorámica de fotografía, divisando desde el escalonado de Boo, Bustillé y otros lugares de los alrededores, hasta el inicio de la caminata en Moreda y mucho más a la derecha. Pero todavía hemos de seguir ganando altura hasta que enlacemos por esta ruta con “el camino de La Carisa”, por lo que seguimos caminando por una senda ancha y de buen andar muy protegida por el arbolado de la zona que forma un bosque de castaños principalmente, junto con matas de abedules y avellanos; prados cerrados, cabañas de piedra con tejado de lajas, matorral y monte cerrado, nos acompañan ascendiendo siempre pero ahora muy suavemente, casi sin darse cuenta los caminantes. No hay que abandonar en ningún momento el camino ancho que seguimos en las diversas ramificaciones, pero ha de tenerse cuidado en un punto importante: a la izquierda, en el ribazo, coronando la pequeña subida, quedan restos de una  tapia de piedras y luego restos de piedra también en un par de metros a la derecha. El camino forma allí una curva muy pronunciada a la izquierda y se hace muy pendiente, y nos contentamos por no tener que subirlo. De frente sale otro en llano y luego ligeramente descendente, que tomamos para seguir la ruta. Sigue el camino igual que el que traíamos; se deja un abrevadero a la izquierda y en poco entroncamos con una pista que baja de la izquierda y que tiene unos cuatro metros de ancha. Es la ruta de La Carisa, ahora con las señales roja y blanca de camino de largo recorrido.

..
   

Caminamos por ella hacia la derecha y siempre ya en descenso y curveando a veces pronunciadamente. Se llega a una intersección donde hay varias señales de rutas además de las blanca-amarilla y blanca-roja; al Mayau Carracedo del PRAS 76; Mayau Espines. Esta intersección de caminos se denomina “Les Cruces”, del Ayuntamiento de Lena, según indica un cartel y estamos a 689 m de altitud. Caminamos hacia la izquierda siguiendo la indicación del GRAS 1001 que lleva de Gijón a Carabanzo. Seguimos bajando y en poco tiempo volvemos a ver más indicadores; uno de ellos, que ya venimos buscando hace algún tiempo indica “A la Virgen de la Asunción”, y que por aquí se conoce como la capilla de “La Santa”, invitando a los caminantes a entrar por una pista a la derecha que luego desandaremos para volver a este punto.

En poco tiempo llegamos a una pequeña explanada con un monolito coronado por una imagen de la Purísima. Una placa en la base indica “Para perpetua memoria del año jubilar de 1904. Primer centenario 2004...” A la derecha una verja cierra una capilla en la entrada de una bocamina y dedicada a la misma advocación y que dentro tiene un pequeño altar.

Desandar el camino para llegar al punto donde dejamos la pista y bajar hacia la derecha. En poco se llega a otra intersección con un depósito de agua blanco a la izquierda. A la izquierda sale un camino que va hacia una casa y luego sigue hacia otras construcciones alargadas; forma parte de la ruta PRAS78, llamada “Ruta de las minas de Carabanzo y siguiéndola, cosa que se describe en  r78 se llegaría a San Feliz y luego a Pola de Lena.

A  la derecha sigue el camino que nos lleva a Carabanzo donde entramos para visitar la iglesia, la torre y el pueblo que merece un paseo. Desde aquí hay varias alternativas:

*  Bajar a Ujo

*  Bajar a Villallana

*  Bajar a Pola de Lena

En esta ruta nos nos proponemos bajar a Ujo para tomar allí el tren, por lo que  tomamos la carretera que sale junto a la torre y que en poco nos pone junto a las antiguas instalaciones de la Hullera que están abajo, hoy reconvertidas en una moderna fábrica.

Casi encima de su tejado, vemos a la izquierda un camino de cemento que baja pendiente hacia unas casas que lindan con la verja de la fábrica. Al llegar abajo, atravesamos la alambrada por una abertura que nos permite ir hacia el ancho paso bajo la autopista; no entramos en él sino que, llevando la autopista a la mano izquierda caminamos hacia un viejo puente del ferrocarril hoy en desuso y que atravesamos, para girar luego a la izquierda, pasar ahora sí bajo la carretera y tomar el paseo fluvial que en unos minutos nos pone en el puente de entrada a Ujo, donde hacemos una parada en su iglesia parroquial digna de contemplarse y pasar a la estación donde vamos a dar por terminada esta bonita caminata que nos ha llevado unos doce o catorce kilómetros.

© texto, fotografía e ilustaciones Antón Martín


 
Volver al comienzo