¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
---

--

<< Aragón

SAMITIER: ROMÁNICO ARAGONÉS EN EL CORAZÓN DEL SOBRARBE
Conjunto religioso-militar de Samitier

SAMITIER:
ROMÁNICO ARAGONÉS EN EL CORAZÓN DEL SOBRARBE

Me piden desde "ANDARINES" una colaboración sobre en el tema que desarrollo en mi página web dedicada al arte románico en Aragón, y es para mí un placer recomendar un bello sitio que aúna cultura, senderismo e inolvidables paisajes cargados de historia.

Recomiendo encarecidamente la visita al conjunto religioso-militar de Samitier, uno de los más antiguos del Sobrarbe.
Decir que un lugar construido en situación elevada es un "nido de águilas", es una metáfora que se acepta en aras de la literatura; mas en este lugar, os aseguro que no hay literatura que valga. Es un inexpugnable nido de águilas.

Su edificación se remonta a la época en que comenzaba la reconquista del solar aragonés. Mandada construir entre 1030 y 1050 por el primer Rey de Aragón, Ramiro I, aúna como tantas otras que vinieron después, cruz y espada. Obra comenzada por maestros lombardos y acabada quizá por los propios monjes. Planta basilical de tres naves rematadas en sendos ábsides. Nos sorprende por su rotunda sencillez y eficacia.

Aquellos monjes-soldado que fueron extremadura del reino y avanzadilla del mismo "contra el infiel", constituyeron un preludio de las órdenes militares que tanto dieron que hablar, y siguen haciendolo, en la épica medieval.

..
 
Represas en el Cinca

El acceso a la misma no es duro. Para llegar al pueblo, desde Huesca, hay que tomar la N-240 hasta Barbastro; y aquí, remontar el eje del Cinca en dirección a L´Ainsa. Río Cinca represado en dos grandes embalses: El Grado, bello lago artificial, a mayor gloria de la obra, y Mediano, tumba hídrica de antiguo pueblo sacrificado en aras de quienes vivimos en el llano.

Entre ambos pantanos, un estrecho desfiladero llamado aquí "el entremón del Cinca"; y en lo más alto del mismo, la construcción dedicada a los Santos-médicos San Emeterio y San Celedonio. Del término "San Emeterio", deriva el nombre de Samitier.

El pueblo está a la vera de la carretera. Se deja el coche detrás de la iglesia, y desde allí, una pista en buen estado nos permite ascender en unos 30 minutos al lugar descrito.
A medio camino, la ermita de Santa Waldesca (S XVI), recientemente rehabilitada, bien merece parada y visita.
Las vistas durante todo el trayecto son de gran belleza.
Ambos templos (Ermita de Santa Waldesca e Iglesia de Samitier) están abiertos. Un cerrojo exterior, practicable, mantiene las puertas cerradas para evitar entrada de animales.

He visitado y fotografiado muchas fortalezas románicas en las que la iglesia forma parte del propio recinto amurallado; siendo sus ábsides verdaderos cubos de muralla del mismo; pero en ninguna otra como en Samitier se aprecia tanto esta "protección" física y espiritual: es la propia iglesia, construida de través sobre el espolón, la que corta el paso hacia el menguado recinto y la torre-donjón de su extremo.

Asomarse desde el interior de la torre defensiva, a través de su arruinado lienzo noreste, es una experiencia inolvidable. Abajo, en vertical, a unos 400 m, la garganta del "entremón"; hacia el norte, el embalse de Mediano, del que asoma triste la torre-campanario del pueblo sumergido por las aguas. De telón de fondo la Peña Montañesa y el macizo del Monte Perdido. Si nos volvemos hacia el sur: dominamos el pantano de El Grado, en cuya margen izquierda se alza solemne el Santuario de Torreciudad.

Si se recorre esta zona, es obligada la visita a la torre-donjón de Abizanda; perfectamente conservada y restaurada, así como un detenido recorrido por la localidad de Ainsa, con su plaza porticada y la bella iglesia románica de Santa María, cuya torre fue paradigma para todas las demás de esta bonita comarca.

© Antonio García Omedes octubre 2002
omedes@able.es
http://www.romanicoaragones.com/


<< Aragón